Vida-muerte

Vida-muerte
(Capítulo Shoji)
Shobogenzo – Eihei Dogen

«Cuando en la ‘vida-muerte’ hay conciencia despierta, no hay ‘vida-muerte'».

También se ha dicho: «Cuando en la ‘vida-muerte’ no hay conciencia despierta, no hay extravío en la ‘vida-muerte'».

Estas expresiones son la esencia de la enseñanza de dos maestros zen, Jiashan y Dingshan. Estudiadlas seriamente como expresiones de aquellos que han alcanazado la Vía. Si queréis liberaros de la ‘vida-muerte’, debéis clarificar estas palabras.

Buscar al Buda fuera de la ‘vida-muerte’ es como poner rumbo al norte cuando se quiere llegar al sur, o como querer ver la Osa Mayor mirando hacie el sur. Actuando así reforzaréis las causas de la ‘vida-muerte’ y os alejaráis de la vía de la liberación.

Lo único que tenéis que hacer es daros cuenta de que la ‘vida-muerte’ es en sí misma nirvana. No tratéis de escapar de la ‘vida-muerte’ ni de alcanzar el nirvana. Solo cuando realicéis esto podréis ser libres de la ‘vida-muerte’.

Es un error suponer que la vida se convierte en muerte. La vida es en sí misma un tiempo único y total que tiene su propio pasado y futuro. Por eso, en el Budadharma, la vida es percibida como ‘no-aparición’.

De la misma forma, es un error suponer que la muerte se convierte en vida. La muerte es igualmente un tiempo único y pleno que tiene su propio pasado y futuro. Por eso, la muerte es percibida como ‘no-desaparición’.

En la vida solamente hay vida, nada más. En la muerte solamente hay muerte, nada más. Por lo tanto, cuando viene la vida, solo hay vida. Cuando viene la muerte, solo hay muerte. No os apeguéis ni rechacéis ninguna de ellas.

La ‘vida-muerte’ es la vida del despertar de la conciencia. Si la detestáis y tratáis de escapar de ella, perderéis el despertar de la conciencia. Si os apegáis y queréis permanecer en ella, perderéis igualmente la conciencia despierta y os quedaréis solamente con la carcasa. Solo cuando uno no se apega ni rechaza la ‘vida-muerte’ puede actualizar en sí la conciencia despierta.

No obstante, no tratéis de analizarlo ni hablar sobre ello. Desprendeos sin más del cuerpo y la mente arrojándolos en el reino de la conciencia despierta. Entonces, todo os será dado por la misma conciencia despierta. Haciéndolo así, os liberaréis de la ‘vida-muerte’ y, sin esfuerzo ni preocupación, alcanzaréis la conciencia despierta. Todos los obstáculos de vuestra mente desaparecerán.

Alcanzar el despertar de la conciencia es muy simple: no hagáis nada malo, no os aferréis a la ‘vida-muerte’, sed compasivos con todos los seres vivientes, respetad a los ancianos y sed amables con los jóvenes, desprendeos de la esperanza y del miedo, de las preocupaciones y de los juicios. A esto se le llama Buda (o conciencia despierta). No busquéis nada más.

 

Créditos: Ver Libros Recomendados «Shobogenzo» Eihei Dogen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *