Las flores de ciruelo no conocen la primavera

417. Discurso en la Sala del Dharma
(Eihei Koroku, Volumen 6)

(Traducido de: ver Libros Recomendados «Eihei Koroku. Dogen’s Extensive Record. Leighton & Okumura»).

Recuerdo que un monje le preguntó a Zhaozhou [Jōshū Jūshin]: «Las diez mil cosas regresan a la una, ¿a dónde regresa la una?»

Zhaozhou dijo: “Cuando vivía in Qingzhou me hice una camisa de algodón que pesaba tres kilos”. (1)

También un monje preguntó a un respetable viejo: «Las diez mil cosas regresan a la una, ¿a dónde regresa la una?» El respetable viejo dijo: “El Río Amarillo gira nueve veces”. (2)

El maestro Dōgen dijo: estos dos mayores hablaron así por el bien de la gente. Pero si fuera yo, Eihei, no lo habría dicho así. Supongamos que alguien preguntara: «Las diez mil cosas regresan a la una, ¿a dónde regresa la una?» Yo simplemente le diría: Un bastón simple mide dos metros de largo.

Gran asamblea, ¿quieres enteder esto claramente?

Después de una pausa Dōgen dijo: quiero preguntar el significado de la llegada de la primavera, pero incluso las flores de ciruelo no lo saben.

Notas.

(1)

Este diálogo, que aparece en los discursos en la Sala del Dharma 377 y 391, también es el caso 45 del Hekiganroku.

(2)

El “respetable viejo” en este diálogo es Yunfeng Wenyue. Este diálogo está registrado en la Crónica Ininterrumpida de la Lámpara [Kenchu Seikoku Zokutoroku], publicado en 1101.

Otros textos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *